Una propuesta para el manejo integral del agua
07
Jun

Una propuesta para el manejo integral del agua

101 visitas

Distintos expertos brindan sus opiniones y consejos sobre cómo solucionar el problema hídrico en Guatemala

La Asociación Guatemalteca de Contratistas de la Construcción (AGCC), entidad gremial de Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), llevó a cabo el evento: “¡Que no se acabe el agua! El nuevo concepto integral del manejo del recurso hídrico”. El mismo reunió a varias personalidades importantes en el sector construcción y del manejo del agua en la Ciudad Capital, quienes se reunieron para aportar sus opiniones y análisis sobre opciones alternativas sostenibles.

El presidente de AGCC, Jorge Toruño, expresó la importancia de realizar dicho evento en el Día Mundial de la Tierra para darle aún más relevancia a un tema tan importante como el manejo del recurso hídrico. “Si nos referimos al llamado a la acción climática de 2021 de la Organización de Naciones Unidas (ONU), nos dice claramente que necesitamos un cambio a una economía más sostenible pero que funcione tanto para las personas, como para el planeta. Además, debemos implementar tecnologías innovadoras que permitan el saneamiento eficiente de este recurso vital para presentar soluciones en el corto y largo plazo”, dijo en sus palabras de bienvenida.

Guatemala ha incrementado su población y esto ha impactado en el recurso del agua en vías subterráneas. María José Iturbide, directora ejecutiva de Funcagua, compartió algunos análisis sobre la situación actual de dicho recurso. Según un monitoreo de 200 pozos realizado por el Insivumeh en 1970, se determinó que la profundidad promedio de perforación de pozos fue de 162.92 metros. En 2020, Funcagua continuó con dicho monitoreo donde se encontró que la perforación de pozos incrementó 106 metros más, obteniendo como resultado 269.64 metros.

Iturbide explicó que lo anterior evidencia que el acuífero del Valle de Guatemala es más profundo porque ya no tiene el espacio para encontrar agua, lo cual va directamente relacionado con el crecimiento poblacional.

La directora ejecutiva de Funcagua también explicó un estudio de comparación de 1978 y 2018, a través de un convenio con la Mancomunidad Gran Ciudad del Sur. El estudio reveló que el acuífero de Santa Catarina Pinula había descendido un aproximado de 160 metros en 40 años. Otro de los estudios fue enfocado en Mixco, el cual descendió hasta 400 metros, dando un promedio de 10 metros por año.

Por otro lado, en el segundo informe se logró comprobar el comportamiento del acuífero año con año en los municipios de Villa Nueva, Amatitlán y Mixco. En el caso de este último municipio, los pozos de Chiquito y Belencito demostraron un descenso de 65 metros en solamente un año. Este dato pone en evidencia la sobre extracción que se está realizando.

Responsabilidad compartida “Todos tenemos una responsabilidad que tenemos que asumir desde donde nos desarrollamos. Existen responsabilidades compartidas pero diferenciadas, en donde cada sector puede aportar en este recurso vital en todas las actividades”, indicó Iturbide.


Algunos de los sectores que deben tener responsabilidad con el uso del agua son:

  • Sector económico. Gracias a las actividades económicas, la región del departamento de Guatemala genera el 48% del PIB a nivel nacional, por lo que se podría decir que, es el motor económico del país y el agua es materia prima para todo este desarrollo económico.
  • Sector doméstico. El agua es el principal medio de vida y salud, por lo que se necesita concientización de cómo utilizarla para reducir su desperdicio.
  • Sector municipal. Este debe de atender y abastecer las demandas de agua de los distintos municipios de una manera eficiente.
  • Sector gobierno. Es el principal encargado de establecer las normativas del uso del gua, su monitoreo y un manejo integrado.
  • De acuerdo con Enrique Batres, gerente para BICSA, para poder actuar se hace necesario conocer el estado del recurso hídrico actual con datos certeros para entender la realidad y llegar a una concientización profunda.
  • Además, María José Iturbide resaltó la importancia de compartir dichos datos y estudios para la socialización de las personas, siempre y cuando se brinde la confianza y transparencia a las organizaciones que apoyan las investigaciones.
  • Tecnologías innovadoras para que no se acabe el agua
  • Durante el evento los expertos compartieron algunas soluciones para la recarga hídrica.
  • Marius Caprariu, director de ETA Inc., compartió dos tecnologías implementadas en Chile y en Jamaica que propone podrían funcionar en Guatemala, ya que reducen costos de capital y de mantenimiento de operación.
  • Implementación de lodo granular. Esta tecnología involucra un hidrociclón que hace la separación del lodo y los gránulos sintéticos. En dichos gránulos se adhieren las bacterias, las cuales pasan al hidrociclón para su purificación. La utilización de esta
  • permitiría recargar el acuífero mediante el retorno de agua “tratada ” mediante el proceso.
  • Innovación en tratamientos residuales. La misma involucra una membrana biológica (MBR) donde circula el aire, la funciona como un pulmón. Permite que el aire entre al agua residual sin que esta pase a la membrana biológica. Esta tecnología reduce el costo energético.
  • Por otro lado, Juan Carlos Valenzuela, cofundador de W502 Arquitectura, explicó algunas estrategias de ahorro para la construcción sostenible. Estas son:
  • La recolección de agua por medio de lluvia para la irrigación de jardines verticales y jardineras.
  • Instalación de tanques desarenadores.
  • Tratamiento de agua conectado a una planta residual.
  • Selección de artefactos de bajo consumo de agua.
  • Enrique Batres, Gerente de BICSA, explicó el plan piloto que están llevando a cabo en el municipio de Gerona, en el cual se desarrolló una zona hídrica que permite la dotación, administración y gobernanza del agua. Según Batres, dicho proyecto piloto demuestra poder ser replicable.
  • El evento finalizó con un panel de expertos, los cuales coincidieron en la importancia de generar alianzas estratégicas para conocer el actual estado del recurso del agua, como también hacer partícipe a la población por medio de una concientización y educación en el manejo del agua.